sábado, agosto 07, 2010

Crónica: Tocando la cima de la ciudad


Hoy comenzamos yendo a ver la Chiesa della Santissima Annuziata. Al llegar a la plaza donde se encuentra nos dimos cuenta que no era como otros lugares de interés de Florencia, al igual que el resto de ciudades europeas tenemos los manguis. Así es, tan solo un par de señoras amigas de lo ajeno había visto por aquí, pero esta plaza se concentraba tres grupos de tres personas, y ni rastro de ningún turista. Viendo como estaba el panorama, nos entramos en la iglesia, a eso de las ocho de la mañana, pero había dado comienzo un a misa, así que nos esperamos a que terminara para poder tomar alguna imagen del templo, el cual es muy bonito.

Al salir fuimos al Spedali degli innocenti, pero este todavía estaba cerrado, así que nos volvimos de nuevo a la Piazza de San Marco, donde entramos en el museo, en el cual vimos el manto de Savonarola. Volvimos al Spedali degli innocenti, donde al llegar todavía faltaban algunos minutos, así que vimos como el personal de seguridad veia en una Tv de unas 32 pulgadas una serie al estilo Sandokan ¬¬, impresive. Ya siendo la diez, cuando nos tocaba comprar la entrada, quería preguntar si había una oferta que reduce el precio, llamado Ridotto en italiano, pues al ahora de pedirla a la señora de la ventanilla le dije escusa, y me dice Hola, me quede O_o. La señora todo amable, me dice hombre llevando esa camiseta (refiriéndose a la de la selección) solo te falta la peineta para saber que eres español, xD. Allí vimos como era el edificio, realmente no hay mucho que ver, hay algunas imágenes preciosas, pero vamos yo creo que las entradas a muchos lugares es excesiva para lo que ofrecen. Los mismo te comunitaria con la Galleria dell'Accademia, hicimos cola para entrar, y una vez dentro, lo único que mostró nuestro interés era el David de Miguel Angel, al que no pudimos hacer ni tan siquiera una foto. ¿Realmente pagar 12 erutos para ver una figura merece faena? bueno por ver esa figura quizás si, pero el resto es lo mismo que puedes haber visto en cualquier otro museo de la ciudad.

Al salir de aquí nos acercamos a un lugar donde se comía bien barato, así que después de comer, sobre eso de las doce del mediodía, nos fuimos a la Chiesa de San Marco, justo al lado del museo donde estuvimos anteriormente.

Habiendo cumplido la primera parte del recorrido del día, nos dedicaríamos con el resto, San Lorenzo, habiendo visitado la básilica ayer ese paso nos lo saltamos evidentemente, así que entramos en la Palazo Medici-Riccardi. Allí vimos mas figuras, vimos la Capilla Magi, y luego nos topamos con una sala pintada de arriba abajo, yo no me había dado cuenta de nada, y entre tal cual con el calzado igual que mi niña, cuando vimos al de seguridad del museo y nos dijo que debíamos poner una bolsas en las bambas, pensé "a buenas horas lo dices tio,cuando estoy casi en el centro de la sala". Tras buscar unos plásticos enteros, entramos y vimos las pinturas, acompañadas de dispositivos de cascos que ayudaban mediante música a entrar en la pintura.

Ya al salir nos fuimos a uno de los últimos puntos de visitas, hemos dejado muchos atrás, por bien estar cerrados o no tener una gran importancia para nosotros. Así que el penúltimo punto que vistamos fue la Capilla Medici, impresionante las dos salas, la lástima que todo lugar que entramos a visitar tiene andamios por en medio. Al salirnos fuimos a ver la Fortalezza de Basso, pero justamente hoy tocaba pagar, así que la vimos desde su exterior, y tras descansar del paseo en un para que volviéramos al hotel, para prepararnos para la tarde, ahora eso si, antes un gelatto.

Ya en la tarde lo único que hicimos es acercarnos a la Campanile, y subir sus 414 escalones, duro, pero ver la ciudad desde allí no tiene precio, impresionante el Duomo, y impresionante como se podía ver todos los puntos de interés de la ciudad desde allí. Bueno ahora toca descansar, mañana será un día nuevo, lugar desconocido, y una nueva aventura para contar, mañana es el turno de Pisa. Saludos.