jueves, agosto 05, 2010

Crónica: Tormenta inesperada


Buenas!! Hoy ha sido un día completito, nada más despertarme me di cuenta que he sido todo un festín para los mosquitos, ya que anoche me acribillarón. Hoy madrugamos para llegar pronto a los sitios, antes que se colapse de turistas, así que tras acercarnos por el Santo Spirito, y más tarde entramos en el Palazzo Pitti. Aquí vimos obras de pintores, así como esculturas, a las cuales no pude hacer ni tan siquiera una foto ya que estaba prohibido. Dentro del Palazzo, tenemos el acceso al Giardino di Bobili, un parque muy bonito, pero quizás estropeado por el tiempo que teníamos en ese momento, ya que estaba nublado. Tras salir llegamos reventaos tras una inmensa subida al Giardino di Bardini, mucho más pequeño que el anterior, pero con unas vistas mucho mejores, he aquí la foto de la entrada.

Ya fuera cuando nos acercábamos a la Porta de San Niccolò el viento empezaba a soplar muy fuerte, así que apretamos el paso en el ascenso a la montaña que lleva a la Chiesa de San Miniato, pero no pudo ser. Había tormenta y la lluvia no tardaría en llegar, eran las 12.15 y nos metimos en un restaurante como mucha otra gente para refugiarnos. Allí pasamos un buen tiempo, llego a caer incluso granizo. Arriesgandonos sobre las 14.25 salimos en busca de la iglesia, a la que tan solo habían llegado con ese tiempo cinco personas. Al volver tuvimos el mismo problema, así que fuimos en busca del hotel para prepararnos para lo peor.

De regreso a la Piazza del Duomo, entramos en el Battisterio, y en el mismo Duomo, accediendo a la Cripta. Luego un paseo largo pasando por el Ponte Vecchio, y acabando cenando frente al Palazzo Vecchio, donde nos llego la lluvia cuando tenia mi pizza a medias, así que la termine dentro del restaurante. Después corriendo al hotel, y hasta aquí, día más que completo, mañana espero que sea más tranquilito, saludos.