viernes, agosto 19, 2011

Crónica Etapa 5: Ferreiros - Airexe

La salida de Ferreiros fue temprano, como de costumbre, el grupo habia crecido se nos habia unido el Señor Rafael que habiamos conocido en Samos, en el albergue del monasterio. La señora del alberque nos dijo el día anterior que el restaurante cafeteria que quedaba un poco más abajo, siguiendo el camino, abria a eso de las cinco de la madrugada, pero cuando nosotros llegamos, que seria las cinco y media aquello estaba cerrado, así que todos los peregrinos que salian de Ferreiros con el estomágo vacío se lo encontrarian así. No quedaba otra proseguir el camino, yo iba atras comoe ra típico, mientras ellos cuatro iban avanzando, pero Miguel iba muy tocado del día anterior, se habia resentido su rodilla, y su pie lo tenia tocado. Al cabo de tres o cuatro kilometros encontramos un albergue con cafeteria, un lugar muy comodo para alojarse, lástima de no haberlo sabdio antes. 

Alli mientras desayunabamos Miguel decidio que no seguia con nosotros, que buscaria la forma de unirse con nosotros en Melide o en Airexe, pero que iba a ir al medico en Portomarin para que le valorará como estaba. Así que aquí se quedo la compañia reciente que se había formado de cinco peregrinos en cuatro de nuevo, al igual que cuando se nos unió José en el tercer día y dejamos atrás a Roger. Nuestro camino continuaba, las piernas empezaban a coger ritmo, aunque el brazo ya me dolia de llevar el bastón. Al llegar a Portomarin vimos que el rio Miño estaba seco, o es que tenian cerrada una presa por que estaban haciendo algo, lástima, hubiera sido una estampa digna ver el río en su esplendor con Portomarín de fondo. Tras cruzar el rio llegamos al pueblo, donde tomamos un pqueño descanso comprando provisiones para el camino en un supermercado, y después continuamos, aunque desviado del camino, ya que el puente pequeño estaba cerrado porque estaban haciendo obras al otro lado del rio. Así que cruzamos por el puente de los coches, quiza fue un desvio de 800 metros, superado Portomarin, el objetivo para nosotros desde el dia que planeamos el camino para mi hermano y para mi en esa etapa, continuamos en dirección Airexe.

 El nuevo equipo en Portomarin; de derecha a izquierdas: Emilio, yo, Rafael y José
 Yo (izquierda) José (derecha)

El camino era sencillo. poca cuesta, habían tramos que pasabamos cerca de la carretera, y que habia que cruzarla, cosa que a los conductores les da igual, luego pasan los accidentes, auqnue claro eso es culpa tambien de la Xunta, porque de algo que sacan tanto dinero lo podian tener mejor acodicionados. Al pasar por el kilometro 84 nos tomamos una foto José y yo, en honor al año en el que nacimos.


Continuamos y ya estabamos rozando los 26 kilometros de etapa asi que buscabamos un lugar para quedarnos a dormir y descansar, pero decidimos llegar hasta Airexe que habia un albergue municipal, vimos unos cerca, pero eran las 13.15 y no habian abierto, ni creo que lo hicieran ya, asi que proseguimos, tuvimos que apretar detras nuestro venia un grupo de nueve personas que si iban como nosotros de fuerzas iban a llenar el albergue, allí es donde le di un repaso no intencionado a un ciclista, ya que no podia subir una cuesta y yo me adelante en un sprint con mochila a la espalda para preguntar por el albergue, ya podreís imaginar con la cara que se quedo el tio de la bicicleta ... xD. Asi es como llegamos a Airexe, un pueblo con su albergue y su restaurante, y una etapa a nuestras espaldas de 26.92 km.

 Comiendo en Airexe