miércoles, octubre 11, 2006

8º día - Tokyo, la ciudad de las luces

23 de Septiembre - De vuelta a la capital
El día comenzó con algo de prisas, ya que a los 11 debíamos estar fuera del ryokan, y quedaban algunas cosas fuera de la maleta, sobretodo las compras de Tonino. Al final logramos salir los cinco a eso de las 11.30, despidiéndonos del ryokan en el cual estuvimos albergados durante una semana, y que con suerte no volveríamos a pisar en el próximo viaje. El lugar no esta mal, pero tiene detalles que comparándolo con el de Tokyo queda bastante mal.
La habitación ordenada xD
Llegamos a la estación de Kyoto y reservamos asientos para shinkansen Hikari que nos llevaría a Tokyo. Una vez arrancamos fue un viaje de lo más tranquilo, en el cual pudimos ver la silueta del Monte Fuji, pero todavía con algo de niebla por en medio, aun conservábamos la esperanza de ver algo desde Tokyo, ilusos de nosotros.



Durante el camino, mientras Chuck escuchaba música, Tonino jugaba al Fire Emblem en su NDS, Lucho y Pacho dormían durante todo el trayecto, yo me puse hacer fotos y videos desde la ventanilla, observando las ciudades a su paso, como Shizuoka, en la cual no paramos al final, ya que decidimos llegar cuantos antes a Tokyo.





Una vez llegamos a la estación de Tokyo, por donde habíamos pasado el primer día tras llegar con el NEX, buscamos la manera de llegar hasta el ryokan, que se encontraba en la parada de metro de Ningyocho, de la Hibiya Line. Así nos separamos, Pacho se iría con su chica mientras nosotros iríamos al ryokan. Una vez llegamos vimos que el Hotel Kitcho era realmente un mundo diferente a lo que habíamos visto en Kyoto en el White House. Al menos nuestra habitación, de Chuck y la mía, que recuerdos de la Tachibana, la mejor habitación de todas. Los dos sorprendidos por como era la habitación fuimos a bajo a asegurarnos de su precio, todo sobre lo que nos esperábamos. Debéis ver el video para entenderlo.

En ese rato que estuvimos en la habitación pudimos ver las primeras imágenes de la televisión nipona, y tuve suerte, porque pille la serie de Densha Otoko, en una ampliación o algo por el estilo. En general la televisión es muy rara, no la logramos entender, demasiado baseball, para mi lo mejor los anuncios.
Una vez instalamos el kit para tener internet en la habitación y comprobarlo nos reunimos con Tonino y Pacho, y fuimos a preguntarle al hombre de recepción en que dirección llegaríamos a Akihabara. El hombre nos comento que caminando era como una hora, y en cambio en metro tan solo 6 minutos, así que nosotros nos animamos y fuimos a comprobarlo, esa misma tarde andaríamos durante unos 15 a 20 minutos hasta llegar a Akiba.

Al fin se veía la zona de Akihabara al fondo de la calle por la que íbamos, los primeros carteles publicitarios, edificios altos, y abundante gente caminando por la zona, estábamos al final en el barrio electrónico con el cual todos habíamos soñado pisar alguna vez. Entramos en las primeras tiendas, jugamos a los primeros juegos que vimos en las consolas de muestra, y algunos empezaron a picar en artículos xD. Los que si conseguimos es algo muy importante para el día siguiente, y son las entradas para el TGS, las cuales nos costaron 1.000 yens cada una.
La primera idea que tuve fue que no era tan grande como me esperaba, pensaba en un lugar con muchas calles repletas de tiendas. Esta idea iría cambiando durante mi estancia en Tokyo, y es que íbamos a pasar mucho tiempo allí.


Al volver pasamos a cenar algo en el Mc, y a volver al ryokan donde nos esperaban nuestras camas, que habían entrado hacerlas. Allí mientras Chuck estaba con el portátil yo me tumbe en el futón, y me quede sobado xD.